martes, 4 de octubre de 2011

Confirman que Macarena Gelman nació en el Servicio de Inteligencia de URUGUAY

Dos ex detenidas en Uruguay señalaron que la niña nació en el Servicio de Inteligencia de ese país.

BUENOS AIRES– Dos ex detenidas uruguayas, secuestradas en Argentina y trasladadas luego a su país por fuerzas conjuntas, confirmaron ayer que el nacimiento de la nieta del poeta Juan Gelman se produjo en una central de inteligencia en la que estuvieron alojadas con un grupo de connacionales repatriados durante la dictadura.
Tanto Ana Inés Quadros como Edelweiss Sahn confirmaron el nacimiento de una criatura en octubre de 1976, en el Servicio de Inteligencia y Defensa (SIDE) del Uruguay, a donde habían sido llevadas por los militares, luego de ser secuestradas y torturadas en Argentina, en el centro clandestino Automotores Orletti.
Respecto de ese bebé, dijeron que como los militares uruguayos no tenían conocimientos para la asistencia en un parto, llamaron al Hospital Militar, a donde la mujer a la que no pudieron ver fue trasladada.
Según el relato de Quadros, dos días después la parturienta regresó “y ahí escuchamos el llanto de un niño, que con el tiempo supimos que esa chica era María Claudia (Iruretagoyena de Gelman) y que la niña era Macarena”, gracias al testimonio de un soldado de apellido “Barboza”, quien resultó una pieza clave para la identificación.
Al declarar desde Montevideo mediante videoconferencia ante el Tribunal Oral Federal 6, ambas mujeres, además de una tercera Alicia Cadenas Rovera, confirmaron el accionar conjunto de las fuerzas represivas argentinas y uruguayas en los años ’70, y la presencia de embarazadas y criaturas en los lugares donde estuvieron detenidas.

También dieron cuenta de la búsqueda emprendida por otra de las detenidas, Sara Rita Méndez, quien declarará en las próximas semanas y a quien le quitaron al momento de su detención a su bebé de dos meses, Simón Riquello, con el que recién pudo reencontrarse en los últimos años,
“El de Sara era un pedido constante, pero los represores le decían que no tenía nada que temer. Una vez que pasé por donde ella estaba colgada le salía leche de los pechos, una señal inequívoca de una persona que ha tenido familia hace poco”, recordó la testigo.
A su turno Sahn también recordó los reclamos de Sara y ahondó en ellos al señalar la presencia de dos chicos que fueron trasladados desde Orletti en Argentina a la SIDE en Uruguay, y que fueron luego abandonados en una plaza en Santiago de Chile.
Se trata de Anatole y Victoria Julien, quienes recuperaron su identidad y se constituyeron, junto con Simón, en casos emblemáticos en la búsqueda de criaturas secuestradas de origen uruguayo.
“La parte de la apropiación de los chicos supera el dolor que sufrimos nosotros”, reflexionó la mujer ante el tribunal argentino, a la vez que reiteró que Anatole y Victoria tenían la edad de sus hijos cuando fueron secuestrados, 4 y 5 años, pero que también a ellos “les hicieron pagar” por la militancia política de sus padres.

Al respecto, dijo que cuando su marido y sus hijos, que no habían sido detenidos, intentaron salir de la Argentina para asilarse en Francia, la nena de 5 años “fue sometida a un interrogatorio y a un examen ginecológico”.
“Sólo cuando fue adolescente me reveló lo que le había ocurrido y me pidió que lo contara en el juicio”, reveló la mujer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada