viernes, 10 de junio de 2011

Un represor con beneficios: a su casita

El ex director de la ESMA durante la última dictadura militar y contralmirante de la Armada Edgardo Aroldo Otero, de 84 años, procesado con prisión preventiva por el robo sistemático de bebés hijos de desaparecidos, dejará el penal de Marcos Paz, pero se le negó la excarcelación, por lo que gozará del beneficio de prisión domiciliaria. Los jueces de la Sala II de la Cámara Federal porteña entendieron que Otero podría "eludir la acción de la justicia".

Otero está procesado por la jueza federal María Servini de Cubría en la causa en que se investiga la sustracción, retención y ocultamiento de Laura Ruiz Dameri, inscripta como Carla Azic y criada como "hermanas" con la diputada Victoria Donda, también hija de desaparecidos y apropiada.

Los investigadores sospechan que Otero, director de la ESMA en 1980 habría entregado a Laura, hija biológica de Silvia Dameri y Orlando Ruiz, dos militantes que volvieron entonces al país.

El receptor de la beba habría sido el represor y suboficial de la Prefectura Juan Antonio Azic, alias "Piraña", de 69 años, que en 2003 se disparó un tiro en la boca cuando iban a detenerlo por la apropiación de Donda y ahora es juzgado en el juicio de la ESMA.

Ruiz y Dameri fueron detenidos el 10 de septiembre de 1980 en Buenos Aires y conducidos a la ESMA con sus dos hijos pequeños. Los sobrevivientes de la ESMA Carlos Lordkipanise y Víctor Basterra testimoniaron en la causa que Dameri "estaba muy panzona con un embarazo muy avanzado" pese a lo cual, según aseguraron, "fue torturada a mansalva por el propio Azic, 'Giba' Peyón, y Carlos Carella, 'Juan Palanca'" en el centro clandestino.

En octubre de 1980, Dameri fue conducida a "La Huevera", sala de torturas de la ESMA, insonorizada para bloquear los gritos de dolor de las víctimas, y allí dio a luz a una beba a la que puso de nombre Laura, asistida por el médico naval Carlos Capdevila, que se hacía llamar "Tomy", y la prisionera Nora Wolfong, actualmente desaparecida, según los testimonios.

La niña, siempre según los sobrevivientes, fue sacada en brazos de "La Huevera" por Wolfong y exhibida al propio Azic, y el jefe de inteligencia del grupo de tareas, Oscar Rubén Lanzón, "Horacio"; Jorge Manuel Diaz Smith, "Luis"; Julio Fernández, "Tortuga", Paulino Altamira "Alfredo", un suboficial de apellido Faucero, "Carlos".

A la madre y a la criatura, los marinos la llevaron a una quinta de Pacheco, que la Armada ya había usado antes para alojar transitoriamente a algunos prisioneros en la ESMA, y allí se les perdió el rastro a ambas para siempre, según consta en el expediente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada