martes, 14 de agosto de 2012

Ordenan realización de ADN a presunta hija de presa política

Además, la Justicia estableció, en la causa “Moreno, María de las Mercedes”, que los delitos cometidos de supresión de estado civil e identidad son delitos de lesa humanidad y corresponde la investigación a la Justicia Federal.

También la Sala B de la Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba ordenó que la causa “Moreno, María de las Mercedes” se acumule con la caratulada “Martella”, en la que se investiga la comisión de delitos de privación ilegítima de la libertad y de torturas en contra de María de las Mercedes Moreno (madre de la menor presuntamente sustraída).

Por ello, se instruyó la determinación de la filiación biológica entre Moreno y su supuesta hija, a través de un examen de ADN.

Según la acusación, el día 26 de septiembre de 1978, personal policial de la Dirección General de Inteligencia (D2) de la Policía de Córdoba, detuvo a María de las Mercedes Moreno, quien se encontraba embarazada y la trasladó al Centro Clandestino de Detención D2, ubicado en Mariano Moreno N° 220.

El 11 de octubre de 1978, Moreno fue trasladada a la Maternidad Provincial para que ese mismo día diera a luz a una niña, la cual el 1 de diciembre de 1978 fue llevada a la Casa Cuna por orden del Juzgado de Menores de Primera Nominación de Córdoba, dado que, según este órgano judicial, al tiempo de su alta -10 de noviembre de 1978- los padres de la misma –Moreno y Oviedo (f)- se encontraban detenidos.

La niña en ese tiempo no fue anotada en el Registro de las personas por lo que era identificada como “la chiquita Moreno”.

Al año siguiente, el 27 de septiembre de 1979, el titular del Juzgado de Menores de Primera Nominación ordenó la salida de la niña de la Casa Cuna y le habría otorgado la guarda judicial con fines de adopción a un matrimonio, quienes habrían inscripto a la niña en el Registro Civil.

Mientras tanto, después de haber dado a luz a la bebé, la madre biológica de ésta fue trasladada al D2. Luego, María de las Mercedes Moreno fue alojada en el Establecimiento Penitenciario provincial Buen Pastor y recobró su libertad el 6 de abril de 1979.

Una vez en libertad, la denunciante junto a dos de sus hermanas concurrió a la Casa Cuna a fin de retirar a la niña, lo que fue impedido por una monja que prestaba funciones en dicha entidad.

Finalmente, no obstante los trámites de guarda efectuados en el Juzgado de Menores, el 19 de diciembre de 1980 el matrimonio que tenía la guarda de la niña habría procurado inscribir a la niña como hija biológica. Para dicho fin, habrían presentado un certificado médico Vicente Antonio Spitale, el cual habría certificado que el 11 de octubre de 1980 atendió a la madre adoptiva en un parto natural, por el cual dio a luz a una criatura de sexo femenino. Por último, el 26 de diciembre de 1980 la supuesta madre habría inscripto a la menor en cuestión como su hija biológica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada